Latino es tu origen y es muy sonora tu función
Eres una palabra que me apremia aun cuando el frio entra por mi boca
Libre y desafiante en las agitadas noches de Madrid
Volátiles noches, sentenciosas y mágicas
donde las luces con su neón perpetuo violan cada señal de soledad
y tu palabra incierta, contracción fecunda con tus tenues manos me seduces
Me obligas a dejarme ir
A esperar mejores tiempos, de sedienta necesidad, de una mejor estación
Desafías cada codazo que doy en el vagón desierto del metro cerca de Sol
No soy más que la sedición de los cobardes,
la quimérica necesidad de acercar los músculos en una perfecta contracción
protegerlos de uno mismo, de todos los demás,
de caer rendido en cada esquina de la casa oliendo a alcohol y a hambre
ya sea real o imaginaria, inventada o auto flagelada
prender el fuego en la madera mojada con un movimiento que no es normal
tan falso y poco natural como la carencia de madera misma en el hogar
La contracción de mis ideas me paraliza y me sofoca
evita la caída, pero soy demasiado fácil, demasiado blando
y ante mi cara estas tu con tu risa contraída,
¡¡que palabra tan jodida!!, me doy cuenta de ello demasiado tarde
ya estas demasiado en mí, demasiado en todo
reinas y no perdonas, ejerciendo tu poder de contraída pasión.

Compártelo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.