En primera persona me enfrento a ti
Me saco la ropa, me abro el pecho, exhibo mis entrañas en un último acto de fé
Procuro dejarme llevar por la anómala sensación del que todo lo pierde
Sé que no parece un buen plan, lo sé,
Es no tener nada a pesar de tenerlo todo
Se que podría contarlo de principio a fin y virar el mundo al revés
Sin dudas provocar el final
Perseguir el sentido contrario de todo lo que somos, de lo poco que valemos
Pero consigo mantener mis ojos en paz,
Mis pupilas solo reflejan el orgullo perdido de las gaviotas
Voy forjando el acuerdo, la rutina necesaria de las estaciones que fluyen una detrás de otra
Van cayendo como hojas del almanaque en forma de pesadillas
Siempre prefiero mantener la calma, ir estrujando la memoria
Sentirla pasando a través de mí como un rio enfermo de humedad
Que se acerca voraz y sediento anegándolo todo
Y permito que me inunde de toda su gloria
De cada pedazo mierda
De las cruentas verdades que a pesar de todo arrastra
Proseguir con ese cuento difícil de acabar
Imposible de asimilar
Preferir quedar a tu merced
A tu entusiasta voluntad

Compártelo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.